Página solo disponible en formato vertical.
La ortodoncia: ¿salud o solo estética?

La ortodoncia: ¿salud o solo estética?

La ortodoncia es una de las mejores opciones si buscas mejorar tu sonrisa, pero ¿es lo único que se puede lograr con este tratamiento bucodental?

Reducir a solo una la finalidad de la ortodoncia es un grave error, no solo se utiliza para fines estéticos. Si padeces problemas en la mordida, la mandíbula o la cara, este tratamiento también puede ser para ti. Para averiguar cuáles son todos los problemas que se pueden tratar con la ortodoncia y descubrir si es necesaria para tu caso, no dejes de leer este blog.

Cuándo necesitamos un tratamiento de ortodoncia:

La ortodoncia persigue corregir la posición de los dientes y los huesos de la cavidad bucal que se encuentran en una situación incorrecta y pueden ocasionar problemas de salud al paciente. A través de los diferentes dispositivos de la ortodoncia se pueden obtener mejoras, en mayor o menor grado, según las características del paciente, en las afectaciones que vamos a explicar a continuación.

  1. Apiñamiento dental, incisivos con mal ángulo o dientes rotados. Cuando se tienen los dientes mal colocados, es decir, cuando la corona de algún diente está gravemente desplazada de su posición natural o el diente se encuentra en un ángulo incorrecto, la ortodoncia puede ser una gran aliada. Sin embargo, la ortodoncia no solo ayuda en la colocación de los dientes para que luzcan mejor, sino que al alinear la arcada también se consigue mejorar la higiene interdental de las personas que están haciendo uso de los aparatos. Con ello, se puede reducir la probabilidad de padecer caries en un futuro y otras enfermedades periodontales.
  2. Mala oclusión dental. La ortodoncia también es de ayuda cuando una persona no cierra la boca correctamente y existe un mal contacto entre los dientes superiores e inferiores. Este problema normalmente es debido a alteraciones en el desarrollo óseo del maxilar o de la mandíbula.
  3. Apnea del sueño. En algunos casos y relacionado con la alteración anterior, cuando no ha habido un desarrollo de la mandíbula inferior normal, una mala oclusión puede provocar ciertos trastornos del sueño como la apnea del sueño. Con el uso de aparatos de ortodoncia se puede obtener una gran mejora.
  4. Problemas con el habla. Los dispositivos de ortodoncia también pueden ser muy eficaces para las personas que tienen dificultades para pronunciar ciertos fonemas debido a la proyección de la mandíbula.
  5. Problemas en la mordida. Los aparatos dentales también son útiles para las personas que padecen sobremordida, prognatismo mandibular, mordida cruzada o mordida abierta. En el caso de padecer sobremordida, cuando los dientes anteriores de la arcada superior sobrepasan más de la mitad de la altura de los dientes inferiores, es mejor poner solución durante la infancia y la adolescencia, ya que, al llegar a la edad adulta, solo se consigue solucionar la problemática de forma parcial. Cuando se padece prognatismo mandibular, es decir, cuando los dientes inferiores se extienden excesivamente hacia delante o bien los superiores se posicionan por detrás de los inferiores, se puede corregir con un expansor de mandíbula, una máscara facial anti-prognatismo o una mentonera. En los casos de mordida abierta y mordida cruzada se recomienda el uso de un expansor en niños, aparatos y brackets en adolescentes y en el caso de los adultos se suele complementar la ortodoncia con cirugía correctora.
  6. Problemas de articulación de mandíbula. Si lo que padeces son problemas en los músculos y la articulación temporomandibular, los cuales afectan a la masticación, en ocasiones las férulas o los aparatos también pueden resultar útiles.

Hay que recordar que en todos los casos será necesario el estudio particular de la situación bucodental del paciente. Una vez realizada la valoración pertinente, el profesional de la salud bucodental determinará el aparato de ortodoncia más adecuado para solucionar tu afectación.

La ortodoncia: ¿salud o solo estética?

Higiene bucodental con ortodoncia:

Si al final decides utilizar apartados, debes saber que la ortodoncia afectará a tu salud bucal. Así pues, es muy importante reforzar los hábitos de higiene oral, ya que es más fácil que la placa dental aumente o se queden restos de comida entre los espacios interdentales. Para ello existen cepillos de dientes específicos y cepillos interdentales. El uso de hilo o seda y enjuagues dentales tampoco debe pasarse por alto.

Por otra parte, realizar controles regulares con el ortodoncista será indispensable para finalizar el tratamiento con éxito y disfrutar de una excelente salud bucal e higiene dental durante todo el proceso.

VOLVER AL BLOG

Utilizamos cookies propias técnicas y de terceros con fines analíticos.
Puedes obtener más información y configurar tus preferencias en nuestra Política de Cookies.