Página solo disponible en formato vertical.
Salud oral y salud general:  señales de tu boca que indican enfermedades

Salud oral y salud general: señales de tu boca que indican enfermedades

Las revisiones bucodentales no solo sirven para salvar dientes, sino también para salvar vidas. La relación que existe entre la salud bucal y la salud general es tan estrecha que mediante una visita al dentista se pueden detectar ciertas enfermedades sistémicas.

La detección de estas afectaciones parte de la identificación de una serie de señales y síntomas bucodentales concretos. Si quieres descubrirlos, sigue leyendo este blog.

Relación entre salud bucal y salud corporal:

Antes de nada, vamos a explicarte cómo se interrelacionan la salud corporal y la salud bucal. En primer lugar, debemos recordar que la boca está conectada con el tracto digestivo y respiratorio. Así pues, si las bacterias de la boca no se mantienen a raya mediante una buena higiene bucodental, pueden afectar al resto del organismo. Sin embargo, no todas las bacterias son malas, descubre las bacterias comensales y patógenas en nuestra anterior publicación.

Por otra parte, mediante el sangrado de encías, úlceras o heridas en la boca, las bacterias pueden incluso llegar a pasar al torrente sanguíneo, pudiendo causar, por ejemplo, endocarditis, complicaciones durante el embarazo y el parto, neumonía e incluso enfermedades cardiovasculares.

No obstante, la afectación también puede hacerse a la inversa. Una enfermedad sistémica puede alterar tu salud bucodental. A continuación, te explicamos las señales de tu boca a las que debes prestar atención.

Salud oral y salud general:señales de tu boca que indican enfermedades

Señales de tu boca que pueden alertarte de que padeces una enfermedad sistémica:

  • Halitosis o mal aliento intenso. A pesar de que el mal aliento se trata de una afectación muy común entre la población, en el momento en que ese olor desagradable proveniente de la boca, se vuelve molesto y mucho más intenso, puede significar que se está padeciendo una enfermedad de origen hepático, digestivo o respiratorio.
  • Presencia continuada de aftas. Una mala alimentación puede provocar una bajada de defensas importante que puede manifestarse a través de aftas en la cavidad bucal. Por otra parte, la falta de vitaminas y minerales, ciertos problemas inmunológicos, los cambios hormonales o el estrés constante también pueden ser causas de la presencia continuada de aftas bucales.
  • Sequedad bucal. La anemia y la falta de vitaminas del grupo B pueden causar sequedad y ocasionar grietas y dolor en la lengua. Ciertos alimentos como el plátano, la naranja, las espinacas o las almendras pueden ayudar a combatir este desorden, ya que son muy ricos en vitaminas del grupo B. En el caso de que mediante la alimentación no se mejore, será necesario acudir a un médico.
  • Pérdida de hueso periodontal y pérdida de dientes. La debilitación de los huesos está estrechamente relacionada con la osteoporosis, una enfermedad grave que, además, su tratamiento puede ocasionar daños en los huesos de la mandíbula.
  • Enfermedad de encías. Existe una cierta correlación entre las personas que padecen diabetes y sufren alteraciones más graves y frecuentes en las encías. Ciertas investigaciones muestran que las personas con enfermedad de encías tienen más dificultades para controlar sus niveles de azúcar en la sangre, ya que las infecciones en la boca y los dientes pueden alterar los niveles de glucosa.
  • Otras afectaciones. Los trastornos alimentarios, la artritis reumatoide, ciertos tipos de cáncer y trastornos del sistema inmunitario también pueden alterar la cavidad bucal.

¿Cómo actuar frente a una de estas señales?

En el caso de padecer alguno de los síntomas anteriormente nombrados, es muy importante que acudas a una clínica dental o a tu médico de cabecera. Aunque no se trate de la posible afectación asociada, cualquiera de estas señales son lo suficientemente alarmantes para que busques un tratamiento de forma inmediata de la mano de un profesional de la salud.

Cuando acudas al dentista es relevante que le informes de si estás tomando algún tipo de medicamento o si has sentido algún cambio en tu salud en general. También es importante que le comentes si padeces alguna enfermedad o afectación crónica, como la diabetes.

Por último, aparte de buscar ayuda profesional, nunca debes olvidar cuidar tu salud oral y seguir tu rutina de higiene bucal.

VOLVER AL BLOG

Utilizamos cookies propias técnicas y de terceros con fines analíticos.
Puedes obtener más información y configurar tus preferencias en nuestra Política de Cookies.