Sitio web solo disponible en formato vertical.
¿Te estás limpiando los dientes con el cepillo dental adecuado?

¿Te estás limpiando los dientes con el cepillo dental adecuado?

Cada boca es un mundo y para limpiar las piezas dentales que habitan en el tuyo debes conocer los diferentes cepillos dentales que existen y valorar cuál es el que se adapta mejor a tu boca para cuidar de tu salud oral correctamente. Tu edad, el tamaño de tu cavidad bucal, la disposición de tus dientes y el estado de tu salud bucodental son aspectos que van a determinar el cepillo de dientes que necesitas.

Pero, antes de nada, ¿sabes en qué se diferencia un cepillo de dientes de otro? Los cepillos de dientes están conformados por 4 partes: el cabezal, los filamentos, el mango y el capuchón. Cada una de estas partes tiene una funcionalidad distinta y, según la situación bucodental para la que se haya diseñado, serán de una manera u otra. Si quieres conocer más sobre las partes de un cepillo de dientes, lee nuestro blog “Conoce la importancia de tu cepillo dental”.

A continuación, te contamos cómo saber si has escogido el cepillo de dientes adecuado para limpiar tu boca durante tu rutina de higiene bucal. ¿Te interesa?

Cómo elegir el cepillo de dientes adecuado:

 

  • Según la edad de la persona:
    Un primer factor determinante es la edad de la persona que va a utilizar el cepillo de dientes. Los cuidados que requiere la boca de un niño de cuatro años no son los mismos que los de la boca de un niño de 12 años o los de la boca de un adulto de 40 años. En la niñez es importante utilizar cepillos de dientes cuyo mango permita una sujeción sólida y tenga un cabezal redondo para que el cepillado no sea agresivo con las encías ni con el esmalte dental.
     
  • Según el tamaño de la boca:
    No todas las cavidades bucales tienen las mismas dimensiones, es por esto por lo que existen diferentes tamaños de cepillos dentales. Si presentas una cavidad bucal relativamente pequeña, es importante que elijas un cepillo dental cuyo cabezal tenga una dimensión reducida para así poder garantizar el acceso y la limpieza de todas las piezas dentales de tu boca.
     
  • Según la dureza de los filamentos:
    Otro factor determinante a la hora de escoger un cepillo dental es la dureza de los filamentos. Existen cepillos dentales en formato fuerte, medio o suave. En el caso de que tu boca esté sana y no padezcas ninguna afectación bucodental relevante, la elección dependerá de cómo sientas tus dientes y encías. 
     
    Los primeros, fuertes, disponen de unos filamentos más gruesos diseñados para obtener una mayor sensación de arrastre en el caso de que sientas tu boca fuerte, los segundos son menos agresivos y limpian los dientes con un grado de presión menor y, los últimos, están pensados para esos días en los que sientes que tus encías están un poco más sensibles. Con ellos disfrutarás de un cepillado dental delicado y cuidadoso. Idealmente, se deben seleccionar cepillos con los filamentos de menor dureza posible.
     
  • Según la situación bucodental:
    Las personas que presentan una situación bucodental específica requieren un cepillo dental específico. Hablamos de los casos en los que se tienen los dientes y encías altamente sensibles, en los casos en los que se acaba de pasar por una intervención quirúrgica y en los casos en los que se lleva ortodoncia. Para cada una de estas situaciones existe un cepillo de dientes concreto y es muy importante hacer uso de él.

Por otra parte, si tienes las encías muy delicadas o presentas una enfermedad periodontal, es imprescindible que te cepilles los dientes con un cepillo dental delicado y específico para esta afectación. Visita a tu dentista para obtener un buen tratamiento y una correcta recomendación de cómo cepillarte los dientes en este caso.

¿Te estás limpiando los dientes con el cepillo dental adecuado?

Cómo mantener tu cepillo dental en buen estado:

Una vez tengas el cepillo de dientes adecuado, también debes saber cómo mantenerlo de forma adecuada.

  • Enjuaga el cepillo de dientes después de cada uso.
  • Guárdalo de forma vertical y en un recipiente limpio y abierto.
  • Evita que se roce o entre en contacto con otros cepillos dentales: en caso de que no sea posible, protégelo con su capuchón.
  • Limpia de forma periódica el recipiente donde lo guardas.
  • Cambia tu cepillo de dientes cada 3 meses, o antes si aprecias que los filamentos no están en buen estado.

Y tú, ¿estabas utilizando el cepillo de dientes adecuado?

Volver al blog

Usamos cookies técnicas propias y de terceros con fines analíticos.
Puede obtener más información y gestionar sus preferencias en nuestra Política de cookies.