Página solo disponible en formato vertical.
Qué es y cómo combatir la enfermedad periodontal

Qué es y cómo combatir la enfermedad periodontal

El cuidado de la salud bucodental debería convertirse en una prioridad para todo el mundo, y es que mantener la boca sana no es una tarea difícil de realizar, pero hay que dedicarle paciencia y tiempo, algo de lo que la sociedad actual va escasa.

Cuida tus encías y estarás cuidando tus dientes

Unas encías sanas son de vital importancia para conseguir unos dientes sanos. Y es que las encías están hechas de un tejido blando, llamado mucosa, más frágil que la piel y que recubre los tejidos y el hueso que sostiene los dientes, limitando las zonas en las que puede acumularse la placa bacteriana.

Las encías sanas se adaptan, cierran y sellan al contorno del diente. Si este sellado no hace bien su función, provoca que la placa bacteriana, los restos de alimentos y el sarro acumulado por una higiene deficiente progrese hacia el espacio subgingival, desarrollando una infección conocida como enfermedad periodontal o periodontitis, que pone en riesgo la salud oral.

Los efectos de esta patología son bastante perceptibles para la persona que la padece ya que las encías se inflaman y enrojecen provocando, en la mayoría de los casos, un sangrado del tejido gingival, con solo cepillarte los dientes, usar el hilo dental para completar tu rutina de higiene bucodental o morder algún alimento más duro, como puede ser una manzana.

Acude a tu dentista habitual para que pueda revisar el estado de tu salud bucodental tan pronto como detectes algunos de estos síntomas. El tiempo es un factor determinante para evitar complicaciones y patologías más graves.

 

Cuida tus encías y estarás cuidando tus dientes

La periodontitis

La periodontitis tiene una fase inicial, denominada gingivitis, que se agrava si no se controla. Esta patología dental está causada por la acumulación de placa bacteriana alrededor y por debajo de la línea de las encías, es decir la zona donde la encía entra en contacto con el diente.

Las consecuencias de esta enfermedad son graves, ya que pueden causar que el hueso y los tejidos que sostienen las piezas dentales se dañen de forma irreversible.

Ese daño en el tejido puede provocar que las encías se separen de los dientes y se generen pequeños espacios o bolsas periodontales en las que puede acumularse todavía más placa y prolongar la infección. De no tratarse, es probable que las piezas dentales se muevan y se caigan o tengan que ser retiradas por el dentista.

El Consejo General de Dentistas de España ha publicado recientemente la Encuesta de Salud Oral 2020 donde se recogen los datos de la evolución de la salud bucodental de la población española desde 1993 a 2020.

Gracias a esta investigación, se ha podido constatar una disminución en el número de adultos que presentaban bolsas periodontales, unos espacios que aparecen entre el diente y la encía originados por las bacterias de la placa. Y es que, en 1993 más de la mitad de los adultos españoles (el 50-56%) sufría esta patología, en cambio en 2020 la cifra se redujo casi a la mitad, quedándose en el 25-34%.

Unos datos que nos permiten respirar más tranquilos pero que demuestran que todavía queda mucho camino por recorrer, ya que la gran mayoría de estos casos se podrían evitar o, al menos, detectar con el tiempo suficiente para evitar complicaciones, acudiendo al dentista de forma periódica.

 

Cuida tus encías y estarás cuidando tus dientes

Como tratar las enfermedades periodontales

En el caso de que hayas detectado que podrías padecer periodontitis deberás acudir a tu dentista para que controle la infección y valore el tratamiento que podría ser más efectivo, dependiendo de la gravedad del estado de las encías.

Para evitarlo deberás incorporar una serie de cambios a tu rutina de higiene bucodental diaria:

  • Seguramente esto ya lo estés haciendo, pero no está de más recordar que debes cepillarte los dientes después de cada comida, durante dos minutos al menos, a poder ser con una pasta dentífrica que contenga flúor.
  • Si no utilizas hilo o seda dental para completar tu higiene bucodental te recomendamos que empieces a hacerlo. De esta manera, eliminas la placa que se acumula entre los dientes y en los espacios subgingivales y que los cepillos dentales no han podido eliminar por encontrarse en lugares de difícil acceso.
  • Complementa tu higiene diaria con el empleo de un colutorio bucal, que te ayudará a cuidar la salud de tus dientes y encías.
  • Por último, y no por ello menos importante, también puedes recurrir a un irrigador bucal.

 

Y, recuerda, la mejor manera de prevenir las enfermedades periodontales es acudiendo al dentista con frecuencia para que pueda revisar el estado de tu boca.

VOLVER AL BLOG

Utilizamos cookies propias técnicas y de terceros con fines analíticos.
Puedes obtener más información y configurar tus preferencias en nuestra Política de Cookies.