Página solo disponible en formato vertical.
Encías retraídas: La raíz de tus dientes al descubierto

Encías retraídas: La raíz de tus dientes al descubierto

Padecer la condición de encías retraídas o recesión gingival no solo compromete la estética de quien lo sufre, sino que hace que la raíz de los dientes quede al descubierto y aumenten las probabilidades de padecer sensibilidad dental, caries e incluso se llegue a perder algún diente. Sin embargo, hay muchas cosas que se pueden hacer para evitar este tipo de complicaciones. La primera: informarse y seguir leyendo este blog sobre encías retraídas.

QUÉ SON LAS ENCÍAS RETRAÍDAS

El concepto de retraer, cuyo significado quiere decir llevar hacia adentro o hacia atrás, se aplica a la salud bucodental cuando existe una migración gradual del tejido gingival hasta el ápice de los dientes, debido a una debilitación de las encías. Cuando esto sucede una parte de la estructura y de la raíz de los dientes queda al descubierto y da la sensación de tener las coronas más grandes.

Padecer sangrado gingival, sensibilidad en los dientes y notar que las piezas dentales son más largas de lo habitual son señales de que se puede estar padeciendo encías retraídas. Pero, ¿por qué pasa? Te contamos algunos de los motivos.

CAUSAS DE LA RETRACCIÓN DE LAS ENCÍAS:

  • Enfermedad periodontal: La retracción de encías es una de las principales consecuencias de sufrir una enfermedad periodontal. Cuando se padece gingivitis o periodontitis es muy importante visitar a un dentista y seguir sus indicaciones. La falta de higiene bucal, un cepillado dental agresivo, realizar la técnica del cepillado de forma errónea o el uso de productos bucodentales no adecuados para tratar la gingivitis o periodontitis, pueden agravar el estado de salud de la boca y acentuar la recesión gingival.
  • Bruxismo y oclusión dental defectuosa: Las encías de las personas que padecen problemas de oclusión o que padecen bruxismo, es decir, que aprietan o rechinan los dientes de forma inconsciente normalmente mientras duermen, reciben una gran presión por parte de su dentadura. Esta presión tiende a debilitar el tejido gingival y a fomentar la retracción de encías. El uso de una férula de descarga o un tratamiento de ortodoncia y el control de un odontólogo serán indispensables para reducir los factores de riesgo.
  • Cambios hormonales: Un tercer motivo que puede derivar en recesión gingival es cuando se padecen cambios hormonales durante la adolescencia, un embarazo o la menopausia. En estos momentos las encías están más sensibles y pueden retraerse con mayor facilidad.
  • Tabaco: Las probabilidades de que se acumule placa en los dientes y de que por consiguiente la salud bucal y general empeore, aumentan en aquellas personas que fuman tabaco de manera habitual.
  • Otros motivos: La realización de perforaciones o piercings en la boca también puede provocar recesión gingival debido a la irritación y el desgaste que sufren las encías en esta situación. Por último, también hay personas con mayor predisposición genética a sufrir debilidad gingival y encías retraídas sin ninguna razón aparente.

QUÉ HACER CUANDO SÍ SE PADECE LA CONDICIÓN DE ENCÍAS RETRAÍDAS

QUÉ HACER CUANDO SÍ SE PADECE LA CONDICIÓN DE ENCÍAS RETRAÍDAS

La clave para recuperar el buen estado de tus encías se encuentra en la detección precoz. Si crees que puedes padecer recesión gingival, acude al dentista cuanto antes para prevenir daños mayores.

En el caso en el que la condición haya evolucionado y según el grado de afectación de esta, la cirugía plástica periodontal puede ser la solución más eficaz de todas. Esta intervención debe ser realizada por un periodoncista especializado que recubrirá la raíz de tus dientes con un injerto de tejido del paladar. Con este método se consigue dar grosor a las encías y cubrir las recesiones, aportando estabilidad a las piezas dentales.

Sin embargo, la mejor opción para evitar complicaciones y tener unas encías sanas y bonitas es mantener una rutina de higiene bucodental correcta, acudir a todas las revisiones periodontales programadas y mimar tus encías. Recuerda que la principal causa de la recesión gingival es la enfermedad periodontal. El cuidado de las encías con productos específicos como los de la gama GingiLacer es un gran primer paso para prevenir cualquier problema gingival.

VOLVER AL BLOG

Utilizamos cookies propias técnicas y de terceros con fines analíticos.
Puedes obtener más información y configurar tus preferencias en nuestra Política de Cookies.