Página solo disponible en formato vertical.
9 mitos sobre salud bucodental

9 mitos sobre salud bucodental

Una correcta higiene bucal es clave para garantizar tu salud bucodental, pero ¿y si te decimos que eso que llevas haciendo o creyendo toda tu vida en realidad es perjudicial para tu salud dental?

No debes obsesionarte con llevar una rutina de higiene dental perfecta, sin embargo, hay que asegurarse de que lo que haces todos los días es beneficioso para ti. Existen suposiciones alrededor de la salud bucodental que no son verídicas y su uso continuado puede hacer que se adopten malas praxis y que nos causen infecciones en la boca u otras afectaciones bucodentales más complejas.

Por otra parte, es normal tener dudas e ir regulando la rutina de higiene bucal diaria según las necesidades bucodentales y la situación de cada uno, pero hay que vigilar con los falsos supuestos y no dar por verídico todo lo que se lee por internet o te dicen. La información que no provenga de una entidad experta en salud bucodental debe cuestionarse y contrastarse. Hoy en día, la rapidez con la que falsos supuestos circulan como verdades absolutas puede condicionarnos y hacer que adoptemos malas praxis.

El objetivo de este blog es presentarte los 9 principales mitos que existen alrededor de la salud bucodental y desmentir los falsos supuestos. Así que, sigue leyendo, ¡no vivas engañado y cuida bien tu boca!

¿Qué mitos sobre salud bucodental existen?

1. Si tengo los dientes blancos significa que están sanos.

Detectar afectaciones bucodentales a simple vista es complejo y más aún si no eres un experto en salud dental. Muchas veces se puede padecer caries, gingivitis y otras enfermedades bucodentales sin darnos cuenta y aún teniendo una sonrisa brillante. Solo un especialista puede afirmar que los dientes están completamente sanos.

2. No hace falta cepillar los dientes de leche.

¡Qué gran error! A pesar de que los dientes de leche siempre terminan cayéndose, es muy importante su correcta limpieza diaria para evitar una acumulación de placa bacteriana y complicaciones bucodentales en el futuro. Sí, los dientes que no forman parte de la dentición permanente también deben cuidarse.

Es muy importante garantizar que los más pequeños de la casa aplican bien la técnica del cepillado dental, ya que un cuadro extenso de caries en la dentición decidua o la pérdida de piezas dentales de la dentición temporal puede causar problemas como malformaciones faciales, mal posición dental en el futuro y defectos en el desarrollo, aspecto y viabilidad de los dientes permanentes.

3. Si no existe dolor, no hay que ir al dentista.

A muchos pacientes se les ha detectado caries dental y otros problemas bucodentales durante meras revisiones periódicas, sin que estos presentasen ningún tipo de dolor. No todas las afectaciones bucodentales van acompañadas de malestar, así pues, se debe presentar atención a todas las señales y, por supuesto, ir a la clínica dental de forma periódica. Además, la prevención y detección de cualquier tipo de enfermedad bucodental es clave para el diagnóstico y tratamiento.

Si no existe dolor, no hay que ir al dentista

4. Las aftas bucales se contagian.

Las aftas bucales no son lo mismo que los herpes labiales. A diferencia de estos últimos, las aftas, lesiones bucodentales molestas que aparecen en el interior de la cavidad bucal, no se contagian y compartir un vaso con alguien no supone ningún peligro. Su llegada puede prevenirse si se descubren las causas de la aparición de las aftas bucales.

5. El hilo dental no sirve para nada.

No vamos a dejar que esta afirmación siga circulando a sus anchas, ¡el hilo dental sí sirve! En concreto, sirve para limpiar esas partes a las que el cepillo dental no llega y asegurarnos de que no se acumula ni comida ni placa bacteriana entre los dientes.

6. El mejor colutorio es aquel que pica más.

Guiarse antes por la sensación que te deja el colutorio en la boca que por los ingredientes y la calidad del producto, es un gran error. Algunos de los colutorios bucales que más pican tienen alcohol en su composición o no eliminan el sarro correctamente, aspectos negativos para tu salud bucodental.

Además, la elección de tu enjuague bucal debe realizarse en función de las necesidades de tu boca y, si fuera el caso, según las afectaciones que tengas.

El mejor colutorio es aquel que pica más

7. Mascar un chicle puede sustituir la higiene bucal.

Siempre que el chicle sea sin azúcar, la acción de mascar resultará beneficiosa para la autolimpieza dental, ya que favorece la producción y secreción de saliva, rica en sales que protegen el esmalte. No obstante, y bajo ningún precepto, mascar un chicle no pude sustituir el cepillado dental y demás hábitos de higiene bucal.

8. El sangrado de encías puntual es normal.

Como dijimos en el post anterior sobre sangrado gingival, unas encías sanas no sangran. La presencia de sangrado gingival significa que existe algún tipo de inflamación en las encías, normalmente causada por formación de placa en la superficie de los dientes.

Uno de los primeros síntomas de la gingivitis es el sangrado gingival que, si no se trata a tiempo, puede derivar en periodontitis, una enfermedad irreversible y de mayor gravedad. Así pues, si te sangran las encías debes reservar una visita a tu clínica odontológica.

9. Todo el mundo debe quitarse las muelas del juicio.

Terminamos la lista de mitos sobre salud bucodental con una buena noticia. Si tus muelas del juicio no te provocan ningún tipo de problema, y siempre y cuando lo aconseje y diagnostique tu dentista, no es necesario que pases por ninguna operación evitando sufrir el dolor que supone quitarse esos dientes. Un dato esperanzador, ¿verdad?

VOLVER AL BLOG

Utilizamos cookies propias técnicas y de terceros con fines analíticos.
Puedes obtener más información y configurar tus preferencias en nuestra Política de Cookies.