Página solo disponible en formato vertical.
5 consejos para la primera visita al dentista infantil

5 consejos para la primera visita al dentista infantil

Entrar en una sala totalmente blanca, sentarte enfrente de todo tipo de artilugios plateados y ver que una persona desconocida coge uno de ellos y se acerca a ti con él, puede ser algo especialmente traumático si eres pequeño y nadie te ha explicado qué es un dentista infantil.

Para evitar que tus hijos vivan su primera visita al dentista para niños como una mala experiencia, tu papel es fundamental. Pero, ¿quién nos cuenta a los adultos cómo afrontar la primera visita de nuestros hijos al dentista?

Ser padres es toda una aventura con multitud de retos que nadie nos ha contado cómo afrontar. Por este motivo, en el blog de hoy, vamos a darte una serie de consejos para que el primer día al dentista infantil sea lo más positivo y agradable posible para todos, especialmente para tus hijos.

Cuándo y por qué ir al dentista infantil

Antes de contarte las claves para que la primera visita al dentista para niños vaya bien, vamos a recordarte a qué edad se lleva a los niños al dentista y lo muy necesario que es que lo hagas.

Desde la Sociedad Española de Odontología infantil (SEOII) se recomienda que, si no existen problemas bucodentales previos, se acuda al dentista cuando los dientes de tu bebé empiezan a desarrollarse y a aparecer. Es decir, a partir de los 12 meses.

En total les aparecen 20 piezas: 10 superiores y 10 inferiores. Estas mantienen su posición hasta que se caen, aproximadamente empiezan a caerse a los 6 años, y son sustituidas por las piezas permanentes (edad adulta). Durante este periodo es muy importante que llevemos a nuestros pequeños de forma regular al dentista infantil y que los adultos nos encarguemos de su salud e higiene dental hasta que adquieran la suficiente destreza para hacerlo ellos solos.

No hay que olvidar que ciertas enfermedades bucodentales, como la caries dental infantil, pueden iniciarse en una edad temprana y que la pérdida de piezas dentales temporales debido a la caries infantil puede provocar malformaciones faciales, malposición dental y defectos en el desarrollo de los dientes permanentes de tus hijos. Además, existen ciertas afectaciones congénitas, defectos de nacimiento y trastornos que pueden corregirse durante la edad temprana, cuando los huesos y el tejido dental aún están en etapa de crecimiento.

Por estos motivos, es fundamental que un dentista para niños evalúe periódicamente el desarrollo de los dientes de tus hijos para garantizar que tengan una futura salud bucal correcta.

5 consejos para la primera visita al dentista infantil

Consejos para la primera visita al dentista infantil

Evita que tus hijos le cojan miedo al dentista con los siguientes consejos:

1.

Sé previsor y elige una buena hora.Cuando los niños son aún muy pequeños, lo mejor es elegir una hora en la que creas que estarán más relajados o calmados. Los peores momentos son cuando tienen sueño o hambre, ya que estarán más irritados y todo les puede afectar más. Por otro lado, si justo coincide con un día en el que no se encuentran bien, lo mejor será anular la visita.

2.

Transmite tranquilidad.Si estás nervioso lo va a notar y se lo transmitirás. Respira profundamente y normaliza el momento todo lo que puedas. Tu actitud no solo puede condicionar esta primera visita, sino su relación futura con el dentista y la salud bucodental.

3.

Cuéntale qué es un dentista y una consulta dental.Aunque sea muy pequeño, intenta explicarle adónde vais para que entienda qué se encontrará ahí y el motivo por el que una persona desconocida mirará sus dientes. También intenta que a medida que vaya asistiendo, termine viendo al dentista como esa persona que puede aliviar el dolor que le está produciendo su dentición temporal y que le ayudará a mantener unos dientes sanos.

4.

Trae su peluche preferido o apóyale con vídeos y canciones.¿Tiene un muñeco que lleva a todas partes? Déjale que también lo traiga al dentista. Se sentirá mejor y, además, puedes contarle cuánto le gusta a su peluche ir al dentista y cuidar de sus dientes. Por otra parte, existen muchos vídeos y canciones en plataformas digitales o programas infantiles que ayudan a los niños a perder el miedo a los médicos y a familiarizarse con ellos. Se puede aprender mucho a través de este tipo de contenido audiovisual y puede hacer que el niño incluso le divierta ir al dentista.

5.

Demuéstrale la importancia de tener una boca sana desde pequeño.La mejor manera de normalizar y enseñar cuánto de importante es cuidar la higiene bucal de toda la familia es mediante el ejemplo. Si tu hijo siempre ha visto que tenéis unos buenos hábitos de higiene, que os cepilláis los dientes y os pasáis el hilo dental con regularidad y que vais al dentista periódicamente, sin ver estas visitas como obligaciones temidas, sino como algo saludable que forma parte de vuestra rutina, le será mucho más fácil ir al dentista, “ahí donde cuidan los dientes de papá y mamá”.

VOLVER AL BLOG

Utilizamos cookies propias técnicas y de terceros con fines analíticos.
Puedes obtener más información y configurar tus preferencias en nuestra Política de Cookies.