Página solo disponible en formato vertical.
Cómo cuidar tu protector dental

Cómo cuidar tu protector dental

Hasta hace muy poco, los protectores bucales solían verse solo en atletas profesionales o en personas que realizaban deportes de contacto donde su dentadura corría peligro.

El boxeo, el patinaje, el hockey o el rugby son algunos de los deportes donde es más probable que tus dientes sufran algún tipo de traumatismo.

Y es que, si algo tenemos claro es que hasta los deportistas más experimentados sufren lesiones. Una caída practicando nuestro deporte favorito está al alcance de cualquiera, por lo que, además de extremar la precaución, deberías considerar encargar un protector bucal a la medida de tu boca.

Tu especialista dental se encargará de cerciorarse de que no existan aristas afiladas o puntiagudas en los límites del protector para evitar dañar el tejido gingival de tu boca o las mejillas.

Lo más habitual es que, cuando practicamos deporte, nos preocupemos más por las lesiones musculares y no solemos tener en cuenta las lesiones bucodentales que podemos sufrir si no utilizamos una protección adecuada para esa zona.

¿Sabías que muchas de las personas que corren maratones padecen bruxismo por el hecho de que, cuando están corriendo, tienden a apretar los dientes de manera inconsciente?

Afortunadamente, cada vez son más las personas que deciden proteger sus dientes durante cualquier práctica deportiva.

Principales deportes que ponen en riesgo tu salud bucodental

 

1. El Rugby

El rugby es uno de los deportes más agresivos que se puede practicar. Es cierto que, en España no es un deporte mayoritario, pero, pese a ello, existe un buen número de amateurs y profesionales del rugby que suelen acudir a sus dentistas para solventar algunos problemas bucales derivados de esta práctica deportiva.

Este deporte se practica con protector bucal, el cual evita que los dientes se desplacen o rompan frente a los múltiples impactos a los que se ven sometidos durante un partido o un entrenamiento de rugby.

el rugby

 

2. Boxeo

La agresividad con la que se practica boxeo lo convierte en uno de los deportes más peligrosos para la salud de nuestros dientes.

El boxeo amateur o profesional implica un intercambio de golpes que suelen derivar en pérdidas de dientes. El uso del protector bucal en este tipo de deporte te ayuda a proteger tus piezas dentales, pese a que, en algunas ocasiones, si el impacto es muy fuerte alguna pieza se puede ver dañada.

boxeo

 

Pese a que en el rugby o en el boxeo hay un mayor riesgo de recibir un impacto en los dientes o en la mandíbula, también existen otros deportes, como el fútbol, el baloncesto o el patinaje, en los que los expertos recomiendan el uso de un protector bucal para evitar lesiones bucodentales.

Convertir el protector dental en tu mejor aliado

Si te has decidido a hacerte con un protector dental para garantizar tu seguridad bucodental mientras practicas algún deporte deberás de poner especial atención en el mantenimiento de este.

Para empezar, deberás reservar algo de tu tiempo después de la práctica deportiva para higienizar completamente tu protector. No solo debes centrarte en proteger tus dientes mientras haces ejercicio, también debes seguir protegiéndolos después de usar el protector, de no hacerlo estarías favoreciendo el contacto de tu boca con nuevas bacterias acumuladas en el protector.

A continuación, te explicamos cuáles son los pasos que debes de seguir para conseguirlo:

  • Revisa que no haya daños en la superficie del protector bucal. De existir alguna arista, saliente o rotura podrías dañar el esmalte de tus dientes o las encías, por lo que deberás descartar el protector
  • Limpia tanto el exterior como el interior con agua fría. Puedes utilizar un cepillo con filamentos de dureza media. Cepilla de manera minuciosa, la finalidad es eliminar todas las bacterias posibles para impedir su desarrollo en el protector.
  • Enjuaga el protector bucal con agua y colócalo en un recipiente. Introduce un comprimido efervescente limpiador en un vaso y deja el protector dentro durante 3 minutos.
  • Enjuaga de nuevo el protector bucal con abundante agua. Recuerda que deberás visitar a tu dentista si sientes alguna molestia.

 

VOLVER AL BLOG

Utilizamos cookies propias técnicas y de terceros con fines analíticos.
Puedes obtener más información y configurar tus preferencias en nuestra Política de Cookies.