Página solo disponible en formato vertical.
Causas y consejos para evitar el mal aliento

Causas y consejos para evitar el mal aliento

¿El mal aliento o, como lo llaman muchos expertos, la halitosis, se ha convertido en tu fiel compañero y no encuentras ninguna manera para combatirlo?

No te desesperes porque en esta entrada de blog encontrarás los motivos que provocan el mal aliento y cuáles son los métodos que mejor funcionan para minimizar sus efectos.

Para empezar, no te debes de avergonzar por padecer mal aliento porque, como casi todo en esta vida, tiene solución.

Los culpables

La exhalación de olores desagradables en el aliento suele tener un culpable principal y no es otro que las bacterias que se encuentran en la cavidad oral, especialmente sobre la lengua, sumado a los restos de comida.

1. Higiene bucodental deficiente

En la mayoría de los casos, el mal aliento está causado por una deficiente o incorrecta higiene bucal. Para evitar la aparición de la halitosis o el mal alimento debes mantener una correcta rutina de higiene bucodental diaria.

De no hacerlo, restos de los alimentos que vamos ingiriendo a lo largo del día permanecen en la boca, sirviendo de alimento a bacterias de la placa dental, provocando que esta crezca.

La superficie rugosa de la lengua y de las amígdalas no ayuda a eliminar esos restos de comida y ser metabolizados por las bacterias de la boca, lo que puede producir mal aliento.

2. Algunos alimentos y bebidas

Pero las bacterias no son las únicas culpables, algunos alimentos como las cebollas crudas, el ajo o el repollo también provocan que los olores desagradables salgan de la cavidad bucal.

Además, si te encanta tomar una gran taza de café por la mañana para comenzar el día con energía, puede que notes que te queda una sensación extraña en la boca. Y es que el café puede provocar mal aliento dado su sabor intenso.

Pero eso no es lo único que provoca el café, ya que su consumo reduce la producción de saliva. ¿La causante? La cafeína.

3. Malos hábitos

Los malos hábitos, como el tabaco o el consumo de alcohol, también pueden favorecer la aparición de esta desagradable sensación.

Cuanto más alcohol bebas más probabilidades tienes de padecer halitosis. Y es que beber alcohol provoca una disminución de la producción de saliva y, tal y como hemos comentado antes, esto se convierte en el escenario perfecto para que se desarrollen las bacterias que causan mal olor.

Además, las dietas que tienen un alto contenido de azúcar y proteínas también pueden causar mal aliento, ya que los azúcares interactúan con las bacterias que se encuentran en la boca y provocan un incremento del riesgo de padecer caries, lo que a su vez puede generar olores desagradables.

 

Ajos

Pero ¿hay diferentes tipos de mal aliento? ¿tienen tratamiento?

¿Hay diferentes tipos de halitosis?

Sí, su clasificación depende del tiempo que perdure:

-Transitoria: Esta primera clasificación se caracteriza porque el mal aliento es puntual y suele darse nada más despertar. Su aparición está provocada por la reducción de la producción de saliva durante la noche y por el hecho de estar varias horas sin comer. 

-Persistente: En este caso, el mal aliento no logra solucionarse con métodos de higiene tradicionales, sino que necesitan un tratamiento específico, según el diagnóstico.

¿Cómo puedo eliminar el mal aliento?

Mantener tu boca libre de bacterias es la mejor defensa contra el mal aliento.

Cuando las partículas de los alimentos no se eliminan correctamente, favorece el desarrollo de las bacterias en los dientes, en las encías y en la lengua. Esto puede causar mal aliento y puede derivar en patologías más graves si no se tratan a tiempo y las bacterias continúan desarrollándose.

Para evitarlo, deberás cepillarte los dientes después de cada comida, utilizar hilo o seda dental con flúor y acabar con un enjuague bucal. ¡Ah! No te olvides de la lengua, este órgano también necesita una higiene minuciosa.

 

Cepillarse tras cada comida

VOLVER AL BLOG

Utilizamos cookies propias técnicas y de terceros con fines analíticos.
Puedes obtener más información y configurar tus preferencias en nuestra Política de Cookies.