Página solo disponible en formato vertical.
Todo sobre la salud bucodental

Todo sobre la salud bucodental

La boca es, sin duda, una de las partes más importantes del cuerpo: permite que te alimentes, te comuniques, respires y hasta muestres emociones. ¿No sería descabellado descuidarla? Pues sucede a diario, incluso puede que tú mismo estés descuidando tu boca.

La OMS estima que 9 de cada 10 personas en el mundo está en riesgo de sufrir una enfermedad bucodental y, en los países desarrollados, entre el 60% y el 90% de los niños en edad escolar tienen caries. Pero no todo son malas noticias, muchas enfermedades bucodentales son completamente evitables.

El estudio internacional elaborado por la farmacéutica británica GlaxoSmithKline asegura que el 85% de los españoles sufre un problema bucodental, siendo los más comunes el exceso de placa bacteriana, la caries, el sangrado de encías y la sensibilidad dental. Todos estos problemas tienen en común que pueden prevenirse o reducir, en cierta medida, si empleamos unos hábitos de higiene bucodental óptimos.

Para ello, existen una serie de herramientas que nos ayudarán a controlar al máximo la posibilidad de padecer complicaciones que derivan de una higiene bucodental descuidada.

¡Apunta los productos de higiene bucodental que no pueden faltar en tu neceser!

Cepillo

Los hay de todas formas y colores, incluso eléctricos, por ello investiga la dureza que más te conviene y hazte con el tuyo. Te aconsejamos que siempre escojas el de filamentos de menor dureza posible, para permitir una eliminación más profunda de la placa dental. ¿Cómo usarlo? Los dentistas recomiendan hacer pequeños movimientos vibratorios en las zonas de contacto entre encía y diente, y barridos hacia el centro de la cavidad oral para deshacernos de la placa.

Mínimo 3 veces al día, después de cada comida, suavemente y por toda la superficie dental. Retirarás gran parte de la placa, cuidando el esmalte y dificultando el desarrollo de las caries dentales y otras patologías orales.

Recuerda que se aconseja sustituir el cepillo cada tres meses o antes si detectas que los filamentos están deteriorados.

cepillo

Pasta o gel dentífrico

Existen pastas dentífricas y geles adaptados a todas las necesidades de tu boca, pero, en términos generales, sirven para mantener la salud oral y dificultar el desarrollo de las caries dentales.

El flúor, presente en la mayoría de las pastas y geles dentífricos, ataca a las bacterias presentes en la placa y remineraliza el diente. Además, actúa como protector dental inhibiendo la formación de ácidos que, de existir, facilitarían el pH bajo necesario para el desarrollo de las bacterias de la caries.

pasta o gel dentífrico

Hilo, seda y cinta

El hilo, la seda y la cinta dental ayudan a bloquear el desarrollo de placa dental, retirando los restos de alimentos y de placa dental de lugares a los que el cepillo dental no puede llegar.

Aunque no lo veas, los restos de comida pueden quedarse atrapados bajo la encía y entre los dientes. Con el paso del tiempo, las bacterias podrían deteriorar tanto el estado de las encías como el del diente. Un uso habitual de hilos, sedas y cintas liberará a los dientes de la placa que los rodea.

sedas dentales

Cepillos interdentales

¿Los conocías? Están especialmente diseñados para eliminar la placa de la zona interdental. Se recomienda su uso diario para complementar al cepillo dental ordinario. Verás que existen diversas formas y medidas, escoge el tamaño más adecuado para la limpieza de tu zona interdental. ¿No conoces aún cuál es el tamaño adecuado?

Recomendamos que selecciones el más pequeño y, en caso de que sea holgado, vayas aumentando progresivamente.

Colutorio o enjuague

El colutorio es el refuerzo ideal de una rutina de higiene bucal diaria. Los colutorios están pensados para complementar con flúor la acción antiplaca del cepillado y la remineralización del esmalte, además ayudan a mantener el aliento fresco. Se aconseja su uso al menos tres veces al día, después de cada cepillado dental, aunque existen diversos tipos de enjuague y cada uno puede tener una frecuencia de uso específica.

colutorio o enjuague

Limpiador lingual

Si aún no lo estás usando ya es hora de que empieces a incorporarlo en tu rutina diaria de higiene bucodental. Las bacterias localizadas en la lengua producen unos gases malolientes fruto del metabolismo de restos alimentarios. El uso del limpiador lingual garantiza retirar diariamente la capa de bacterias y restos de comida que se acumulan en la superficie de la lengua.

Irrigadores bucales

Imagina todas las bondades del cepillo, el limpiador lingual, el hilo y el cepillo interdental, juntos en un mismo sistema. ¡Eso es un irrigador bucal! Los dentistas recomiendan el uso de irrigadores bucales porque, además, cuidan y protegen las encías al ser menos invasivos que los filamentos de los cepillos.

Si no estás usando alguno de estos productos, o sus alternativas, debes saber que descuidas una parte muy importante de tu salud bucodental. ¡Pero siempre estás a tiempo de mejorar! Complementa tu neceser con el producto de higiene bucodental que te falta y establece una rutina de limpieza completa.

VOLVER AL BLOG

Utilizamos cookies propias técnicas y de terceros con fines analíticos.
Puedes obtener más información y configurar tus preferencias en nuestra Política de Cookies.